Teatre de vesprada, teatre de maig, teatre al carrer (2): ¡Ladran, luego cabalgamos!

Teatre de vesprada, teatre de maig, teatre al carrer (2): ¡Ladran, luego cabalgamos!

DANIEL LÓPEZ

«La calle es mía», se atrevió a escupir Manuel Fraga en marzo del 76. Pero ya no, y en su lecho de muerte lo pudo ver: pudo advertir una peripecia, un cambio de rumbo en el pueblo que dijo basta. La calle ya no es suya, ni de los cachorros del Partido Popular. La calle es de los disidentes, que ya no la reclaman sino que la toman y actúan en ella.

El pasado domingo 14 de mayo se celebró en la Plaça de l’Ajuntament de València una jornada rememorando el nacimiento del movimiento subversivo 15 M. Además de conciertos de cantautores, de raperos, de folk (Tres Fan Ball), de performances y de talleres de serigrafía comprometida, la compañía de teatro físico político A Tiro Hecho interpretó parte de su Ladran, luego cabalgamos. El manifiesto de esta obra es el siguiente, como ellos proclaman…

Consideramos que este continente tiene en su vientre una criatura que se llama Revolución, que viene en camino y que inexorablemente por ley biológica, por ley social, por ley de la historia, tiene que nacer. Y nacerá de una forma o de otra. El parto será institucional, en un hospital, o será en una casa. Serán ilustres médicos o será la partera quien recoja la criatura. Pero de todas maneras habrá parto.

Como decía Juan Mayorga, el teatro es la más política de las artes, en la medida en que la obra es construida por un colectivo que convoca a la ciudad, a la «polis», y finalmente la pone en escena ante una asamblea de espectadores. En este sentido, lo que observamos el pasado domingo en la plaza fue una obra de teatro de primera línea de fuego, teatro de barricada, creada junto al pueblo y para el pueblo.

Ladran, luego cabalgamos mezcla discursos y argumentarios del siglo XX con lemas del 15 M, sin dejarse llevar por ejercicios de nostalgia política, como reseñó en su día Josep Lluís Sirera. Miguel Hernández, Vicent Andrés Estellés, Dolores Ibárruri, Buenaventura Durruti, Federica Montseny… todas ellas hablan, reviven sus palabras en las voces de las actrices, se nos aparecen en el presente desde un pasado arrebatado e inestable. De esta forma, el pasado domingo por la tarde, sus versos hacían eco en unas calles que serán nuestras.

Nueva Cultura

Related Posts
Leave a reply