Fetichismo de la mercancía y proceso de diseño (II): el proceso productivo industrial mercantil

Fetichismo de la mercancía y proceso de diseño (II): el proceso productivo industrial mercantil

Joaquim Jiménez Planells

Para empezar a esbozar cómo y porque el diseño es tan relevante en nuestra sociedad, hay que analizar de donde surge y qué sentido tiene dentro de la estructura del modelo productivo actual.

El diseño, como disciplina separada, es consecuencia de la estructura económica y productiva capitalista.

Aunque no nace, estrictamente, con el sistema capitalista, sí, como profesión reconocida y extendida, se desarrolla
para dar respuesta a las necesidades de la sociedad de consumo. No hablamos de inventores aislados, como Leonardo da Vinci o Gutenberg, los cuales también podrían ser considerados diseñadores, sino de los profesionales de la
disciplina del diseño y su proceso productivo.

El sistema de producción actual tiene sus inicios en la revolución francesa. la primera revolución burguesa de la historia donde la clase burguesa se hace con el poder político y crea un nuevo tipo de estado, el estado nación.

La revolución francesa tuvo mucho importancia en Europa, provocando cambios económicos y políticos que permitieron pasar del modelo artesanal a la revolución industrial dejando atrás el modelo productivo feudal.

La incorporación de los avances que aporta la revolución industrial supone cambios y transformaciones en todos los ámbitos de la sociedad:

– Abandono progresivo de la agricultura como sector productivo fundamental.
– La utilización de diferentes fuentes de energía, carbón, saltos de agua, electricidad, máquina de vapor, etc.
-La invención de máquinas y de herramientas desconocidas hasta ese momento que provocarán la aparición de nuevas profesiones (Máquina de vapor, Motores, etc.)
– La aparición de nuevas clases sociales (burguesía, proletariado, pequeña burguesía, etc.) y un nuevo modelo económico (Capitalismo) que provocará grandes transformaciones geopolíticas con consecuencias, positivas y negativas, muchas veces, muy devastadoras para la clase trabajadora.
– La transformación de los asentamientos de la población con la consolidación de las grandes núcleos urbanos en detrimento de las zonas rurales.

Con la llegada al poder de la burguesía capitalista comienza un cambio económico, político y social sin retorno, que transforma las sociedades de producción feudal y agraria, hacia sociedades industrializadas con ciudades masificadas.

Este cambios afectan profundamente la estructura económica y provocan una fuerte migración del campo a la ciudad, que tiene como consecuencia la desaparición de las estructuras productivas gremiales y da paso a la segmentación del trabajo industrial en cadenas de montaje y su especialización. Es decir, el trabajo artesano es sustituido por cadenas de producción que reducen los costes de la producción de los bienes de consumo.

La producción industrial aumenta la separación de tareas dentro del proceso productivo, creando las condiciones para el desarrollo de profesiones especializadas que sólo intervienen en una parte del proceso productivo, es decir, las operaciones para fabricar un objeto, por ejemplo: una olla ya no la hace un solo herrero.

El artesano, dentro de la producción feudal, era quien ejecutaba todas las operaciones del proceso productivo (salvo la extracción de la materia prima) quien daba forma a los objetos. La industrialización conlleva que las operaciones productivas necesarias para fabricar un objeto se hacen dentro de un proceso en el que cada operario, de forma aislada, hace una parte del objeto.

Es decir, si era el artesano quien pensaba el diseño del objeto, compraba los materiales para su producción, preparaba las herramientas para trabajarlo, el modelaba y ejecutaba todas las operaciones para llevar a cabo la producción y venta del objeto, a partir de la producción industrializada, a principios de siglo XIX, el trabajo se divide.

Los objetos, utensilios o bienes de consumo se empiezan a fabricar en cadenas de producción, donde trabajadores y operarios son los que replican operaciones sencillas en un proceso segmentado donde todas las operaciones se ejecutan con cierto orden.

Los ingenieros diseñan la maquinaria y el proceso de la cadena de montaje, los capataces dirigen la producción, etc.

Con este nuevo proceso productivo se consigue reducir mucho los tiempos de producción, provoca la diversificación del proceso productivo y la especialización del trabajo.

Donde antes un artesano lo producía todo, al hacerse más complejo y cambiar el modelo de producción, nacen nuevas especialidades y profesiones.

Responder cuando nace el diseño como disciplina, en qué momento histórico concreto, es muy complejo. Nos deberían remontarse a la prehistoria para poder contemplar las primeras creaciones de objetos facilitadores de la vida a los primeros pobladores de la tierra.

El diseño multidisciplinar actual no es un proceso homogéneo, mecánico y único, todo el contrario, es un conjunto de procesos heterogéneos que han ido solapándose al largo de muchos años como consecuencia de la trayectoria y trabajo de muchos y diferentes profesionales (cada proceso de diseño puede considerarse diferente aunque comparta una cierta estructura), como veremos más adelante.

Nueva Cultura

Related Posts
Leave a reply